sábado, 22 de julio de 2017

Porra antequerana




     Hoy os traigo otra receta completa, nutritiva y fresquita con la que combatir el calor del verano.

     Seguimos sumergiéndonos en las recetas tradicionales de la cocina andaluza, perfectas como primer plato, para contrarrestar las temperaturas de la época estival.

     De esta forma os presento la Porra o Porras de Antequera, un plato de antaño y de hoy...

     Es una variante del Salmorejo Cordobés, que yo considero a caballo con el Gazpacho. Se diferencia en cuanto a que es más espeso que el Salmorejo, puesto que se hace con pan de hogaza, de masa dura o compacta, y en lo relativo al sabor al incorporar como ingredientes el pimiento verde y rojo.

     También en su presentación tiene alguna diferencia, pues se sirve con huevo duro y jamón al igual que el salmorejo, pero agrega el bacalao desmigado o el atún en conserva desmenuzado.

     Su nombre, Porra, hace referencia al elemento que se utilizaba para su preparación, una porra o mazo de mortero, con la cual se machacaban los ingredientes casi de deshecho en la cocina como el pan duro y las verduras excesivamente maduras.

     Es una crema tan espesa que dice un dicho antequerano:  "La porra está en su punto cuando clavas una cuchara y se queda de pie".

     ¡Vamos a ello!


     Ingredientes (para 4/6 personas):


     - 300 grs. de hogaza de pan sin corteza (cualquier pan de masa compacta).
     - 1,250 kgrs. de tomates de pera.
     - 1 pimiento verde mediano.
     - 1 pimiento rojo pequeño.
     - 2 dientes de ajo.
     - 4 cucharadas de vinagre de vino blanco.
     - Un gran chorreón de Aceite de Oliva Virgen Extra (100 mls.).
     - Sal.

     Preparación:


     Comenzamos por quitarle la corteza al pan y trocearlo con las manos en una olla o recipiente lo suficientemente amplio.

     Lavamos y cortamos a trozos los ajos, pimiento verde y rojo troceandolos sobre el pan.

     Lavamos los tomates, limpiamos y me voy a permitir el lujo de no quitarles la piel, puesto que son tomates de pera maduros, totalmente en temporada... Troceamos sobre el resto de ingredientes, de forma que el jugo que suelten empape la base de pan.

     Sal, un chorreón de vinagre y otro generoso de Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) y pasamos por la batidora con mimo y con mucha calma, poco a poco, para que todos los ingredientes vayan emulsionando en una crema compacta.

     ¡Listo!


     Lo voy a servir con huevo cocido, jamón serrano, unas aceitunas y atún en conserva.


     ¡Buen Provecho!