viernes, 12 de mayo de 2017

Alcachofas con salsa de almendras.




     Hoy os traigo otra riquísima receta de temporada primavera-verano, y es más, de temporada, puesto que las alcachofas ahora están muy que muy baratas.

     Una receta ligera y sana, a la que si quereis podéis incluso suprimir el pan y hacerla más ligera, pero el resultado obviamente ya no será el mismo.

     Yo a la alcachofa la llamo "carne verde" puesto que es rico an proteinas vegetales, y si además en la receta añadimos almendras aún más, a la vez que es muy saciante.

     ¿Que propiedades no conocemos ya de la alcachofa?

     Es antioxidante, diuretica, rica en fibra, aporta proteinas vegetales a la vez que tiene un valor calórico y de hidratos de carbono bajísimo. Rica en potasio, sodio, magnesio, hierro y vitaminas C y provitamina A. Ayuda a la digestión y al buen funcionamiento de nuestro sistema digestivo, y sobre todo es depurativa de nuestro higado.
 
       Esto no quiere decir que la alcachofa sea la panacéa, pero sí, que sus beneficios son muy buenos a nuestro organismo.

     ¡Vamos a ello!



     Ingredientes (para 4 personas):


     - 2 kgs. de alcachofas.
     - 100 grs. de almendras.
     - 3 rebanadas de pan.
     - 5 dientes de ajo.
     - 2 hojas de laurel.
     - 100 clts. de vino blanco (medio vaso).
     - 500 clts. de caldo de pollo (2 vasos).
     - 1 pizca de pimienta negra molida.
     - Aceite de oliva virgen extra.
     - Sal.


     Preparación:


     Vamos a comenzar por limpiar y preparar las alcachofas, y las dejaremos en un bol con agua y limón para que no se oxiden.

     2 kilos de alcachofas parece mucho para 4 personas, pero la alcachofa es un verdura que tras limpiarla y prepararla pierde casi la mitad de su peso. Si no fuese porque estamos en plena época de comprarla barata, habría optado por comprarlas congeladas, que según que marca, al final nos sale por el mismo precio y están más que ricas.

     Vamonos a la sartén... Pondremos aceite de oliva virgen extra generoso y calentamos.

     Añadimos los dientes de ajo, las almendras, las rebanadas de pan y el laurel y freimos, moviéndolo. Vamos apartando según se vaya dorando y retiramos el laurel.

     En ese mismo aceite vamos a dorar un poco las alcachofas crudas, cortadas a mitades, agregamos medio vaso de vino blanco y dejaremos evaporar, tras lo que le pondremos medio litro de caldo de pollo y dejaremos cocer a fuego medio unos 15 minutos.

     Para la salsa podremos usar el mortero como receta de toda la vida que es... o podremos usar la batidora para obtener una textura mas fina, eso ya va en gustos. Por una cuestión de tiempo he optado por la versión batidora poniendo ajos fritos, almendras y pan en el vaso de la batidora, con un toque de pimienta negra molida, y batir poco a poco según agrego el caldo de cocer las alcachofas hasta obtener una textura cremosa.

     Como el caldo está caliente, con lo cual la salsa, casi no sería necesario calentar el plato.

     ¡Listo!


     Para emplatar voy a usar cebollino y unas aceitunas negras de Aragon con hueso.

     ¡Buen Provecho!