miércoles, 6 de diciembre de 2017

Crema de tomates







     Esta receta va dedicada a todos los amantes del salmorejo...

     Sí sabía yo que tenía que conseguir hacer un salmorejo de invierno...  Todo era cuestión de empeño e imaginación...

     Esta receta está basada en un salmorejo tradicional, modificando algunos ingredientes y añadiendo otros para lograr la textura que quería y a su vez poder servirla como una crema caliente, ideal para las temperaturas de estas fechas...

     El resultado... ¡Impresionante!


     ¡Vamos a ello! 



     Ingredientes (para 4 personas):


     - 1,250 kgrs. de tomates de pera.
     - 1 pimiento rojo mediano.
     - 1 cebolla.
     - 7/9 dientes de ajo.
     - 500 ctls. de caldo de pollo.
     - 200 mlts. de nata fresca.
     - 2 cucharadas/tbsp de concentrado de tomate.
     - Aceite de oliva Virgen Extra.
     - 1 cucharada de azúcar.
     - Sal.

     Para la guarnición:


     - Jamón serrano a daditos.
     - Picatostes.


     Preparación:


     Vamos a comenzar por preparar los ingredientes a utilizar...

     Empezamos por las verduras, pelamos y dejamos los ajos enteros, la cebolla y el pimiento rojo a trozos grandes y los tomates tras lavarlos, los pelaremos con cuchillo y pelador (también podéis escaldarlos) y los trocearemos.

     En un olla con aceite de oliva rehogaremos los ajos, la cebolla y el pimiento rojo.

     Agregamos los tomates y dejamos pochar a fuego medio, removiendo, unos 10 minutos.

     Incorporamos medio litro de caldo de pollo y dejamos pochar 10 minutos más, removiendo de vez en cuando.

     Ya estamos listos para pasarlo todo por la batidora, trituramos bien hasta obtener una crema e incorporamos 200 ctls de nata fresca, 2 cucharadas de tomate concentrado y rectificamos la sal.

     Volvemos a batir y ....

     ¡Listo!


     Para emplatar le pondremos unos picatostes y jamón serrano a daditos.

     ¡Buen provecho!

domingo, 3 de diciembre de 2017

Ensalada tibia de coliflor y ternera






     Vamos a por un plato sencillo, fácil y rápido...

     Vamos a hacer una ensalada tibia de coliflor y ternera para que sea un plato único, ideal para una cena o bien un segundo plato tras una sopa ligera.

     Las ensaladas tibias son ideales para el invierno cuando no apetece comer cosas frías.

     ¡Vamos a ello!


     Ingredientes(Para 4 personas):

     - 1 coliflor, 1,250 grs.
     - 400 grs. de carne troceada de ternera.
     - 2 cucharadas de cebolleta seca.
     - 5 dientes de ajo.
     - 1/2 limón.
     - Aceite de Oliva Virgen Extra.
     - Sal.

     Preparación:


     Vamos a preparar los ingredientes...

     Pelamos los ajos y los cortamos a láminas, quitamos las hojas de la coliflor, lavamos y troceamos, y picamos en trozos pequeños la ternera.

     En una sarten con un poco de aceite de oliva vamos a dorar la ternera hasta que esté tierna.

     Mientras vamos a usar una olla con 2 litros de agua y un puñado de sal para hervir la coliflor troceada... Dejamos cocer unos 12 minutos, escurimos y apartamos.

     Volvemos a poner aceite de oliva en una sartén y doraremos los ajos a láminas.

     En una ensaladera dispondremos la coliflor y la ternera, rociaremos con cebolleta seca, salamos, regamos con zumo de medio limón y cubriremos con ajos fritos y su aceite.

     Mezclamos...

     ¡Listo!



     ¡Buen Provecho!

    

lunes, 13 de noviembre de 2017

Sopa de tomates




     Hoy vamos a preparar una receta otoñal, una sopa caliente que nos vendrá fenomenal contra el frío, pero bastante ligera y con un sabor muy fresco.

     Una receta de las de abuela de toda la vida, que en mi caso voy a preparar con ese toque de hierbabuena que se le da en mi tierra y que le va a conferir un sabor único.

     Hay quien considera a esta receta algo así como un sofrito de tomate convertido en sopa, hay quien la asemeja a un gazpacho andaluz, pero caliente, por la similitud de la mayoría de los ingredientes, ya que vamos a tomar como base el tomate, ajo, pan, cebolla y pimiento verde.

     Sea como sea, es una receta muy sencilla y fácil de preparar.

     ¡Vamos a ello!

 



     Ingredientes (para 4 personas):


     - 1 kg. de tomates de pera.
     - 400 grs. de pan de masa dura.
     - 1 cebolla.
     - 1 pimiento verde.
     - 5/7 dientes de ajo.
     - 1 manojo de hierbabuena.
     - 1 toque de pimienta negra molida.
     - 1 1/2 lt. de caldo de pollo.
     - Aceite de oliva virgen extra.
     - Sal.
     - 4 huevos (opcional).


     Preparación:


     Es una receta muy, muy fácil de preparar y con un resultado exquisito.

      Pondremos a calentar aceite de oliva virgen extra en una cacerola, añadimos los ajos a láminas, la cebolla y el pimiento en brunoise y doramos.

     Agregamos los tomates pelados y cortados a trozos pequeños, si los cortáis a trozos desiguales  aportaran un toque aún más casero, visualmente, a nuestro plato. Los dejaremos cocinar, removiendo y aplastando de vez en cuando, a fuego bajo durante unos 15 o 20 minutos.

     Incorporamos el pan, desmigado si queréis, aunque yo voy a optar por pellizcos de pan, removemos y añadimos el caldo de pollo, dejándolo cocer a fuego medio otros 15/20 minutos.

     Ractificamos de sal, le damos un toque de pimienta negra y agregamos la hierbabuena picada.

     Nuestro plato estará listo...

     Notaréis de que forma perfuma la hierbabuena nuestra receta.

     De forma opcional podremos cuajar unos huevos antes de retirarlo del fuego, o si os place, añadir un huevo a cada plato en el cual se vaya luego a servir.

     

 

     ¡Listo!

 


     ¡Buen Provecho!




    

    
    

domingo, 29 de octubre de 2017

Merluza con patatas al estilo de la abuela.





     Pues hoy os traigo y os voy a preparar una recetísima de madres y de abuelas, al menos de las del Sur del Sur...

     Un platito único, al que tenemos que pillarle el punto entre un guiso y un estofado, de pescado en este caso...

     Yo voy a usar unos filetes de merluza, unos filetes grandes por la mitad.

     Esta receta al horno es toda una delicia... Tambien podéis prepararla en cazuela... O como mi caso, olla rápida...

    

     Ingredientes (Para 2 personas):


     - 700 grs. de merluza.
     - 2 patatas medianas.
     - 1 cebolla.
     - 2 tomates medianos.
     - 5 dientes de ajo.
     - 1 puñado de perejil picado.
     - 1 toque de pimienta negra molida.
     - 1/2 vaso de vino blanco.
     - Aceite de Oliva Virgen Extra.
     - Sal.

     Preparación:


     Vamos a empezar por pelar y cortar las verduras todas a rodajas, las cuales, dispondremos por capas en una olla que ya hemos regado de aceite de oliva virgen extra.

     Comenzamos por poner una capa de patatas, cebolla, salpimentamos... Tomates, ajos, perejil y salamos... Acabamos con una capa de patatas y regándolo todo con aceite de oliva virgen extra.



     Lo pondremos al fuego y dejamos unos minutos antes de incorporar medio vaso de vino blanco, dejaremos evaporar el alcohol y agregamos agua hasta casi cubrir, cerramos la olla y dejamos 5 minutos a presión media.

     Si habeis optado por cacerola, perol, cazuela o sartén tradicional es una cuestión de dejarlo unos 15 minutos pochando a fuego medio, sin mover, solo agitando.

     Destapamos la olla, dejamos unos minutos para que vuelva a recuperar la cocción y cubrimos con unos filetes de merluza, enteros o a mitades, según nos plazca...

     Toque de ajo molido y perejil y dejaremos pochar otros 4 minutos...

     ¡Listo!


     Ahora sólo falta emplatar...


     ¡Buen Provecho!



    

lunes, 23 de octubre de 2017

Cazuela rústica de cordero



     Ya va llegando el otoño... Mejor dicho, ya está aquí... Y va apeteciendo platitos calentitos de cuchareo... Al menos a mí...

     Así que aquí os traigo una riquísima receta de cazuela de cordero con verduras e hierbas... Eso sí, debéis de tener algo de tiempo parar prepararla, puesto que aunque no tiene dificultad alguna, necesita su tiempo de cocción.

     Digamos que es una receta en la que me he inspirado en los platos sur-extremeños y manchegos, no sabría deciros claramente hacía donde me inclino más, pero sí queda claro, que la inspiración está en la submeseta Sur...

     Podemos usar codillos, garretas, cuello... Aunque me he decantado por una mezcla, una bandeja de 800 grs. de cordero al tajo, que trae un poco de todo.

     Lo ideal sería desmenuzar la carne una vez cocinada, lo cual sería muy manchego recordándonos a sus gloriosos gazpachos calientes, pero me apetece darle ese toque rústico, de plato de pueblo, y no sé si lo voy a hacer.

     Sin más...


     ¡Vamos a ello!


     Ingredientes (para 4 personas):


     - 800 grs. de cordero.
     - 1 cebolla.
     - 5 dientes de ajo.
     - 4 patatas medianas.
     - 3 zanahorias.
     - 4 ramas de apio verde.
     - 1 1/2 lts. de caldo de verduras.
     - 4 cucharadas de tomate concentrado.
     - 1 cucharada de pimentón de La Vera (1 tbs.).
     - 1/2 cucharada de pimentón picante (1/2 tbs.).
     - 1 cucharada de romero molido (1 tbs.).
     - 1/2 cucharada de tomillo molido (1/2 tbs.).
     - 1/2 cucharada de oregano molido (1/2 tbs.).
     - 1 cucharada de harina (1 tbs.).
     - Aceite de oliva virgen extra.
     - Sal.

     Preparación:


     Vamos a comenzar por dorar el cordero, en una cazuela o cacerola con un poco de aceite de oliva virgen extra. Una vez dorados todos los trozos por ambas caras, sacamos, lo ponemos sobre papel de cocina para que absorva el exceso de aceite y reservamos.

     En esa misma cazuela vamos a dorar cebolla en juliana y ajos laminados a fuego medio, unos 10 minutos.. Cuando estén casi dorados agregamos el pimentón dulce ahumado y el pimentón picante, este último es opcional, removemos y añadimos la cucharada de harina, removiendo sin parar para evitar que se quemen o se peguen, tras lo que añadimos el concentrado de tomate, mezclamos bien y el litro y medio de caldo.

     Lo llevamos a ebullición e incorporamos el cordero, dejándolo cocer a fuego medio/bajo entre 50 minutos u hora y cuarto, en función a que tipo de partes del cordero hayamos decidido usar. En mi caso he acortado el tiempo con 25 minutos de olla rápida a presión media.

     Trascurrido este tiempo, picamos a rodajas las zanahorias, los apios y a trozos medianos las patatas e incorporamos, dejándolo hervir a fuego medio unos 15 minutos más.

     Ya sólo falta darle el toque de hierbas... Tomillo, orégano y como nó romero... Un último hervor y nuestra cazuela de cordero estará lista...

     ¡Que rico! Ya sólo queda emplatar...


     ¡Listo!


     ¡Buen provecho!



    

jueves, 19 de octubre de 2017

Carrillada en salsa




     Hoy vamos a preparar una carrillada de cerdo en salsa, un plato único, muy fácil de hacer y con un resultado para chuparse los dedos... ¡Exquisito!.

     Como bien sabéis la carrillada o carrillera es el corte de carne que se obtiene de las mejillas (carrillos) del animal, ya sea cerdo o ternera, y que algunos la tratan como un producto cárnico más, mientras otros como casquería. Bajo una fina capa de grasa, lo que le aporta una vez cocinada mucha jugosidad, encontramos una carne muy limpia, compuesta de musculo básicamente, algo gelatinosa y por lo tanto con un alto contenido en colágeno.

     La mayor complicación de esta receta es el tiempo de cocción, puesto que las carrilladas necesitan cocinarse de forma lenta y prolongada para que queden bien tiernas y jugosas.

     Sin más...

     ¡Vamos a ello!

     Ingredientes (para 4 personas):


     - 8 trozos de carrillada ( aproximadamente 1 kg.).
     - 1 cebolla.
     - 7 ajos.
     - 1 zanahoria.
     - 1 rama de apio verde.
     - Pimienta negra en grano.
     - 1/2 lt. de caldo de carne.
     - 1 cucharadita de comino molido (1 ts).
     - 200 ctls. de vino blanco.
     - Aceite de oliva virgen extra.
     - Sal.

     Preparación:


     Como ya os he comentado, es una receta muy sencilla y fácil de preparar.

     Comenzamos por pelar y limpiar las verduras, dejando los ajos enteros y picando la cebolla y zanahoria a trozos grandes, añadiéndolo todo a una cazuela donde ya tendremos aceite de oliva virgen extra calentando.

     En cuanto comiencen a dorar un poco añadiremos los granos de pimienta negra y el apio rallado, tras haberle quitado las partes mas fibrosas y las hebras. Removemos bien, agregamos una cucharadita de comino y 150 ctls. de vino blanco, reservando un poco para usarlo luego, y dejaremos que el alcohol del vino evapore. En función de que color o matices queramos dar a la salsa, podemos usar vino blanco o tinto, en mi caso, como era el que tenía en casa, me he decantado por el primero de ellos.

     Pasamos todo al vaso de la batidora, trituramos bien y reservamos.

     Vamos a usar el aceite que nos queda en la cazuela para marcar las carrilladas, a fuego medio, por uno y otro lado unos minutos. Una vez marcadas les pondremos un poco de sal y usaremos los 50 ctls. de vino blanco que hemos reservado para desglasar el fondo de la olla.

     Regaremos con medio litro de caldo de carne y dejaremos cocer a fuego medio/lento unos 45 o 50 minutos. En mi caso, para este paso voy a utilizar la olla rápida, de forma que en 20 minutos a mínima presión voy a obtener un resultado casi similar. Y voy a sustituir el caldo de carne como tal por medio litro de jugo de solomillo al natural que tenía congelado y que cocine a fuego lento junto con aceite de oliva, agua, sal y vino blanco.

     Transcurrido este tiempo de cocción, abrimos la olla y unificamos ya todos los ingredientes juntando la salsa que teníamos en el vaso de la batidora, mezclamos bien y dejaremos unos 20 minutos más a fuego medio con la olla destapada, para que la salsa vaya reduciendo y espesando poco a poco.

     Tenemos nuestro riquísimo plato..

     ¡Listo!



     ¡Buen provecho!


   



lunes, 9 de octubre de 2017

Fusilli con pesto rosso siciliano picante







     ¿Quién no conoce una salsa Pesto?

     Esa mezcla tan riquísima de albahaca, piñones, ajos, aceite y queso...

     Pues existen muchísimas variantes a ese pesto clásico o pesto genovés... Y una de ellas, de las más tradicionales es el pesto siciliano o pesto rosso (rojo), un plato tan arraigado a esta tierra como el pesto verde lo es a la Liguria.

     La base en este caso, y a diferencia de otros tipos de pesto, va a ser exactamente la misma y sólo vamos a añadir tomates secos en aceite, lo cual cambiará por completo no sólo el color, también el sabor...

     Podemos elegir entre prepararlo picante o sin él, hoy me apetece jugar con un poco de guindilla... Vamos a darle vida...


     He elegido preparar unos fusilli, de pasta italiana, porque considero que a las salsa pesto le va mucho mejor una pasta retorcida, con recovecos, que una pasta lisa o hueca, y mucho mejor una pasta corta que larga. Pero esto vá totalmente en gustos de cada cual que la prepare.


     ¿Vamos a ello?...



    Ingredientes (Para 2 personas):


     - 300 grs. de Fusilli o la pasta que más nos guste.
     - 2 dientes de ajo.
     - 50 grs. de piñones.
     - 20 grs. de albahaca.
     - 90/100 grs. de tomates secos en aceite.
     - 1 guindilla.
     - 50 grs. de queso parmesano desmenuzado o rallado.
     - Aceite de oliva virgen extra.
     - Sal.



    Preparación:

      Comenzamos por cocer la pasta en agua y sal, llevándola a ebullición.

      Agregamos la pasta dejándola hervir para que esté al dente o más cocida, dependiendo del tipo de pasta que usemos y de nuestro propio gusto, en mi caso siguiendo las directrices del paquete, 9 minutos al dente.

     Y mientras tanto...

     Vamos a por el pesto...

 

     Yo voy a usar el mortero, podéis usar la batidora y seguramente la textura sea mucho más homogénea pero el efecto de pesto casero se perderá, al igual que los sabores no mezclaran igual.

     Pondremos sal, los ajos pelados y cortados a trozos, la guindilla picada y las hojas de albahaca, solo las hojas, evitando poner trozos de tallo y machacamos bien, con paciencia.

     Agregaremos los piñones, y seguiremos machacando, hasta obtener una mezcla muy espesa aunque no demasiado homogénea todavía, esto sería ya la base de una salsa pesto tradicional.

     Añadimos los tomates secos y reservamos el aceite, majamos bien hasta integrarlos y una vez conseguida una pasta algo más ligera, pondremos el aceite de los tomates y si fuese necesario aceite de oliva , mezclando poco a poco con la porra del mortero.

     Acabamos nuestra salsa con parmesano desmenuzado o si lo preferíis rallado.


     Ya sólo nos queda emplatar...

     ¡Listo!

 

     ¡Buen Provecho!

    



domingo, 27 de agosto de 2017

Torta de pavo y pollo con queso y cilantro en salsa picante.



     Hay veces que abrimos la nevera y nos decimos mentalmente...

     ¡Uff! Esto tengo que cocinarlo ya...

     Pues ese es el origen de la receta de hoy, apañarme con lo que había en la nevera echándole mucha imaginación a la situación.

     Ni es una hamburguesa, ni es una albondiga, ni es una tortilla...

     Yo a esto lo llamo "Tortiguesa".

     ¡Vamos a ello!


     Ingredientes:


     - 500 grs. de carne picada de pollo y pavo.
     - 1/2 cebolla.
     - 1 ramillete de cilantro fresco, al gusto, unos 5 grs..
     - Pimienta negra molida.
     - 1 huevo.
     - 50 grs. de mozzarella rallada.
     - 100 grs. de pan rallado.
     - Sal.


     Para la salsa:


     - 1/2 cebolla.
     - 500 grs. de tomate triturado.
     - 5 guindillas de cayena pequeñas.
     - 1 manojito de cilantro picado.
     - Sal.


     Preparación:


     Picamos la cebolla y el cilantro a ínfima brunoise.

     En un gran bol pondremos la carne picada de pollo y pavo, añadiendo la cebolla y el cilantro, pimienta negra molida y sal.

     Mezclamos bien.

     Agregamos la mozzarella rallada y un huevo y pan rallado, removiendo hasta conseguir una masa compacta.

     Haremos una gran bola con la masa, aplastandola hasta la forma de una gran hamburguesa o tortilla.

     Cocinaremos nuestra torta de carne a fuego lento unos 15 minutos, dandole la vuelta cada 2 o 3 minutos.

     Para la salsa vamos a usar media cebolla muy picada, unas guindillas secas y 500 grs, de tomate triturado.

     Doramos la cebolla con las guindillas, retiramos éstas, y bajamos el fuego, unos 15 minutos removiendo a fuego medio lento hasta que nuestra salsa esté hecha.

     Y ya sólo es una cuestión de emplatar...

     ¡Listo!


     ¡Buen Provecho!

viernes, 4 de agosto de 2017

Sopa de langostinos y algas con tofú



     Aunque estemos en verano, y sigamos con mucho calor, a veces el cuerpo nos pide algo de cuchara, sino caliente al menos templado.

     Yo hoy os traigo una sopa, muy fácil de preparar, muy nutritiva y completa, a la vez que muy ligera.

     Digamos que me voy a inspirar en las recetas del País del Sol Naciente...


     El alga Nori, es un vegetal marino de color rojizo, que usamos normalmente, tras un proceso de secado y tostado, de lo que obtenemos  un alga de color negro utilizada para la preparación del sushi, de los makis concretamente. Además de para este uso, podemos añadirla a ensaladas, sopas, platos de pasta orientales...

     Es riquísima en proteinas vegetales, fibra, calcio, sodio, magnesio, fósforo y potasio, en provitamina A y vitaminas del grupo B, remineralizante y antioxidante, que más le podemos pedir a un alga...

     El tofú es riquísimo en proteinas, de hecho en las dietas vegetarianas o veganas se usa como sustituto de las proteínas cárnicas. Es rico en fibra, minerales, y su altísimo nivel de acidos grasos poliinsaturados, que ayudan a nuestro sistema cardiovascular y a regular los niveles de colesterol lo hacen junto a su aporte de minerales un alimento muy saludable en nuestra dieta.

     Los langostinos van a aportar el toque de sabor, sus ácidos omega3 y su alto nivel de proteínas, junto a vitaminas del grupo B y E y minerales como hierro, sodio, selenio o magnesio.

     Una cena más que ligera y nutritiva...

     ¡ Vamos a ello!


  

     Ingredientes (para 4 personas):


     - 400 grs. de langostinos.
     - 250 grs. de tofú.
     - 15 grs. de alga nori.
     - 1 cebolla.
     - 1 zanahoria.
     - 1/2 cucharada de jengibre molido.
     - 1 cucharada de cebolleta seca.
     - 1 lt. de caldo de pollo o vegetal.

     Preparación:


     Comenzamos por pelar crudos los langostinos y hacer un fumet con las cáscaras y cabezas en unos 500 mls de agua, esto será lo más complicado de toda la receta, dejamos cocer unos 7/8 minutos a fuego medio lento, tras lo cual colaremos, presionando cáscaras y cabezas con una cuchara para que suelten todos sus jugos.

     En una olla pondremos el fumet y añadimos 1 litro de caldo de pollo o vegetal. Picamos una cebolla y una zabahoria muy finas a juliana y agregamos, dejando unos 15 minutos de cocción. Yo particularmente prefiero el contraste del caldo de pollo con el fumet de langostinos.

     Mientras secamos el tofú y lo troceamos a dados de aproximádamente 1 cm de grosor. Las algas vienen en planchas, con lo que las cortaremos en tiras largas que a su vez cortaremos por la mitad.

     Le damos un toque de jengibre, cebolleta seca y agregamos el tofú dejándolo unos 8 minutos más de cocción, realmente con 1 minuto sería suficiente, pero yo quiero que como se dice... Haga caldo.

     Ponemos las algas, apagamos el fuego y tapándolas, dejamos cocinar 5 minutos más.

     ¡Listo!

      Yo voy a emplatarlos con unos fideos de arroz, pondré en el cuenco y tras agregar la sopa dejaré reposar 4 minutos, los fideos estarán listos y mi plato a temperatura ambiente...

     ¡Buen provecho!

     

     

     

    

    

    

martes, 25 de julio de 2017

Zarangollo



     Hoy vamos a preparar un Zarangollo, un plato ligero con base de verduras que podemos tomar durante todo el año, pero que en los meses de verano se hace más que apetecible.

     Una de las recetas tradicionales más típicas de la Región de Murcia, que por desgracía como plato regional vive a la sombra del Pisto. La podemos encontrar como tapa clásica de cualquier bar y a su vez es indispensable en cualquier cocina casera murciana.

     No se sabe mucho sobre el origen etimológico de zarangollo, sí alguna referencia a que sea una receta de origen judeo-sefardí, pero esto no está documentado, aunque por el tipo de ingredientes y elaboración podría tener su aquél.

     Cómo la mayoría de los platos que pasan a través de los siglos al recetario popular, su origen, o al menos su difusión se produce en el ámbito rural y humilde, puesto que usa ingredientes básicos de la huerta de la región.

     En este caso vamos a usar sólo 3 ingredientes, con los que conseguiremos un resultado más que impresionante... Calabacín, cebollas tiernas y huevos... Sólo hay una norma básica no escrita, doble de calabacín que de cebolla.

     Hay otras variantes del plato que pueden incluir patatas, para "engordar" la receta y hacerla plato único, usar algún pescado o aderezarla con hierbas como el oregano, tomillo o hinojo... Pero en nuestro caso nos vamos a ceñir a la versión más purista del plato.

     ¡Vamos a ello!

     Ingredientes (para 4 personas):


     - 1 kg. de calabacín.
     - 1/2 kg. de cebollas tiernas o cebolletas.
     - 3 huevos.
     - AOVE.
     - Sal.

     Preparación:

     Comenzaremos por lavar y preparar las verduras, dejando la piel al calabacín, y cortándolo a medias rodajas, como se diría en Murcia, ni finas ni gruesas, algo menos de 1 cm. aprox. y la cebolla fresca a julianas finas.

     En una sartén añadimos aceite de oliva, sin excedernos, pues será el aceite que quede al final de la receta, calentamos. Agregamos el calabacín y salamos, bajándolo a fuego lento para que vaya pochando y soltando agua.

     Cuando el calabacín comience a cocinarse ponemos la cebolla a rodajas finas y dejaremos pochar a fuego lento unos 15 o 20 minutos moviéndo sólo la sartén.

     Para los huevos tenemos dos opciones:

     1.- Batir de una forma ligera los huevos en otro recipiente e incorporarlos.

     2.- Cascar los huevos en la sarten e incorporarlos, moviendo suavemente para romper las yemas y mezclarlas con las claras sin romper las verduras, que sería la forma tradicional y por la que voy a optar.

     Dejamos cuajar y nuestro zarangollo estará listo...

     A mí, personalmente me gusta comerlo templado o frío a temperatura ambiente... De forma que lo dejaremos reposar y emplataremos, y lo que nos quede lo guardamos en el frigo y mañana, sacado un rato antes de comerlo para que atempere, estará de vicio... 24 horas en el frigorífico le potenciará el sabor.

     ¡Listo!

     ¡Buen Provecho!

 

sábado, 22 de julio de 2017

Porra antequerana




     Hoy os traigo otra receta completa, nutritiva y fresquita con la que combatir el calor del verano.

     Seguimos sumergiéndonos en las recetas tradicionales de la cocina andaluza, perfectas como primer plato, para contrarrestar las temperaturas de la época estival.

     De esta forma os presento la Porra o Porras de Antequera, un plato de antaño y de hoy...

     Es una variante del Salmorejo Cordobés, que yo considero a caballo con el Gazpacho. Se diferencia en cuanto a que es más espeso que el Salmorejo, puesto que se hace con pan de hogaza, de masa dura o compacta, y en lo relativo al sabor al incorporar como ingredientes el pimiento verde y rojo.

     También en su presentación tiene alguna diferencia, pues se sirve con huevo duro y jamón al igual que el salmorejo, pero agrega el bacalao desmigado o el atún en conserva desmenuzado.

     Su nombre, Porra, hace referencia al elemento que se utilizaba para su preparación, una porra o mazo de mortero, con la cual se machacaban los ingredientes casi de deshecho en la cocina como el pan duro y las verduras excesivamente maduras.

     Es una crema tan espesa que dice un dicho antequerano:  "La porra está en su punto cuando clavas una cuchara y se queda de pie".

     ¡Vamos a ello!


     Ingredientes (para 4/6 personas):


     - 300 grs. de hogaza de pan sin corteza (cualquier pan de masa compacta).
     - 1,250 kgrs. de tomates de pera.
     - 1 pimiento verde mediano.
     - 1 pimiento rojo pequeño.
     - 2 dientes de ajo.
     - 4 cucharadas de vinagre de vino blanco.
     - Un gran chorreón de Aceite de Oliva Virgen Extra (100 mls.).
     - Sal.

     Preparación:


     Comenzamos por quitarle la corteza al pan y trocearlo con las manos en una olla o recipiente lo suficientemente amplio.

     Lavamos y cortamos a trozos los ajos, pimiento verde y rojo troceandolos sobre el pan.

     Lavamos los tomates, limpiamos y me voy a permitir el lujo de no quitarles la piel, puesto que son tomates de pera maduros, totalmente en temporada... Troceamos sobre el resto de ingredientes, de forma que el jugo que suelten empape la base de pan.

     Sal, un chorreón de vinagre y otro generoso de Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) y pasamos por la batidora con mimo y con mucha calma, poco a poco, para que todos los ingredientes vayan emulsionando en una crema compacta.

     ¡Listo!


     Lo voy a servir con huevo cocido, jamón serrano, unas aceitunas y atún en conserva.


     ¡Buen Provecho!



domingo, 16 de julio de 2017

Gazpacho de lechuga



     Seguimos en días de mucho calor y sigue apeteciendo platos ligeros y fresquitos, así que hoy os traigo una variante de nuestro ya queridísimo rey del verano, el gazpacho.

     Rebuscando otra cosa, por casualidad, me tope ante esta receta en el blog "Olor Andaluz" y decidí compartirla y hacerla mía. Mis agradecimientos a su autor.

     De esta forma os traigo una receta muy fácil de preparar, rápida y fresca, con un punto muy nutritivo, eso sí, tiene un sabor muy intenso a pepino y ajo, cada cual que reduzca cantidades al gusto.

     A la reina de las ensaladas había que darle otra oportunidad...

     Sin más dilaciones...

     ¡Vamos a ello!


     Ingredientes (para 4 personas):


     - 8 hojas de lechuga romana.
     - 2 pepinos medianos.
     - 2 cebollas medianas.
     - 2 dientes de ajo.
     - 2 huevos cocidos.
     - Vinagre de vino blanco.
     - Sal.
     - Aceite e Oliva Virgen Extra.

     Preparación:


     Una vez cocidos, enfriados y pelados los huevos, es cuestión de 5 minutos.

     En el vaso de la batidora o en una olla o recipiente preferiblemente estrecho y alto vamos a añadir todos los ingredientes ya picados, pondremos sal y vinagre al gusto y regaremos con aceite de oliva.

     Batimos y añadimos entre 500 y 750 ctls. de agua fría segun la textura que deseemos obtener.

    Corregimos de sal y nuestro gazpacho de lechuga estará listo.

     Me he tomado la licencia de servirlo muy frío con unos taquitos de jamón serrano y unas hojas de cebollino.

     ¡Listo!



     ¡Buen Provecho!

viernes, 14 de julio de 2017

Ensalada de salmón y langostinos con vinagreta de pomelo.



     Hoy vamos a preparar una ensalada veraniega. Una ensalada fresca, ligera, nutritiva y sencilla con la que combatir los efectos del calor de estas fechas.

     Con esto no quiero decir que vaya a descubrir Troya con esta receta, pero sí, aportaros una receta diferente de ensalada estival. En ella vamos a mezclar verduras, frutas y productos del mar.

     Vamos a jugar con el contraste de sabores totalmente distintos, que juntos, forman un gran maridaje.

     Usando como base lechuga y cebolla roja, vamos a sumar el dulce de la piña, el salado del salmón ahumado y los langostinos, el acido de las frambuesas y el amargo del pomelo; todo ello regado con una vinagreta a base de zumo de pomelo, eneldo, vinagre balsámico, aceite de oliva y un toque de miel.

     Una mezcla explosiva para nuestro paladar.

     ¡Vamos a ello!


     Ingredientes (para 2 personas):


     - 1 corazón de lechuga romana (200 grs.).
     - 1 cebolla roja.
     - 1/2 piña a trozos.
     - 100 grs de frambuesas.
     - 1 pomelo.
     - 200 grs. de salmon ahumado.
     - 200 grs. de langostinos cocidos.
     - Aceite de oliva virgen extra.
     - Vinagre balsámico.
     - 1 cucharada de miel de romero.
     - Eneldo.
     - Sal.


     Preparación:


     La preparación es más que fácil.

     Una vez cocidos los langostinos, o comprados ya cocidos, es sólo una cuestión de emplatar.

     Ingredientes picados o troceados según nuestro gusto.

     Para la vinagreta:


     - El zumo de medio pomelo.
     - 1 cucharada de miel.
     - 2 cucharadas de vinagre balsámico.
     - Eneldo molido.
     - Sal.
     - Aceite de Oliva Virgen Extra.

     Emulsionar.

     Regamos nuestra ensalada.

     ¡Listo!


     ¡ Buen Provecho!



viernes, 30 de junio de 2017

Gazpacho tradicional andaluz





     ¿Hay un plato más refrescante en verano que un gazpacho?

     Un gazpacho recién hecho y recién enfriado... Es una auténtica bomba de vitaminas, minerales, agua, fibra... Una bomba!

     Hay tantas recetas de gazpacho como personas que las preparamos.

     Gazpa y del latín, caspa y de un castellano mozárabe...¿ De dónde viene el gazpacho?

     Podría ser una receta con orígenes romanos... Donde gazpa o gaspa es una migaja... En ese caso hablaríamos de una sopa de las clases humildes, hechas para combatir el calor en las cuales se machacaría pan duro, pepino, agua y sal.

     Pero también podría ser una receta andalusí, un majado frío de pan, sal, aceite de oliva y frutos secos cómo las almendras... Lo cual sería un ajoblanco.

     Los gazpachos andaluces y los manchegos seguramente tengan un mismo origen, pues usan la misma base de ingredientes, el resto lo da el contexto de los ingredientes disponibles en el lugar donde se prepare.

     El caso es que a partir del siglo XVII podemos documentar la existencia de un gazpacho como tal, una comida humilde elaborada con los ingredientes de siempre, añadiendo los nuevos de la huerta... Tomate y pimientos...

     Y ya será en el siglo XIX cuando comencemos a ver las diferencias regionales en cuanto a su preparación.

     Nos encontramos con un plato casi milenario...

     Sea como sea, el rey del verano...

     ¡Vamos a ello!



     Ingredientes (para 6 personas):


     - 1,250 kgs. de tomates de pera.
     - 125 grs. de pan duro (1 bollo).
     - 3 dientes de ajo.
     - 2 pepinos ( 500 grs.).
     - 2 pimientos verdes medianos (150 grs.).
     - 1/4 de cebolla.
     - 2 cucharadas de sal.
     - 75 mlts. de vinagre de vino blanco.
     - 100 mlts. de aceite de oliva virgen extra.

     Preparación:


     En una olla o en un recipiente lo suficientemente grande vamos a comenzar por desmigar el pan, a trozos pequeños.

     Añadimos los tomates, en este caso al ser de pera, maduros y en temporada, me voy a permitir el lujo de ni pelarlos.

     Agregamos 1 1/2 pepino, 1 1/2 pimiento verde y los 3 dientes de ajo troceados, sal, vinagre y el aceite de oliva.

     Pasaremos por la batidora, emulsionando, y añadiéndo un chorreón más de aceite si fuese necesario y algo de agua fría... Sí lo sé, esto tiene poco de tradicional, pero lo tradicional eran los ingredientes... Algún día os prepararé un gazpacho a la antigua...

     Picaremos a fina brunoise 1/2 pepino, 1/2 pimiento verde y 1/4 de cebolla que vamos a usar como guarnición.

     Ahora sólo nos falta emplatar...


     ¡Listo!



     ¡Buen Provecho!


    

jueves, 29 de junio de 2017

Ensalada de rotini con atún y tronquitos de mar




     Hoy os traigo otra receta muy fácil y rápida de preparar.

     Vamos con una ensalada de pasta, para la que voy a usar unos espirales o rotini de verduras junto con ingredientes muy frescos en sabor, para lograr de esta ensalada su versión más veraniega...

     Prepararé la pasta y los huevos el día anterior, regándola con aceite de oliva, para que la pasta este suelta de un día para otro, y refrigerándolos, de forma que obtendré una ensalada totalmente fría.

     ¡Vamos a ello!


     Ingredientes ( para 4 personas):


     - 300 grs. de espirales o rotini de vegetales.
     - 4 huevos cocidos.
     - 1 cebolla mediana.
     - 1 zanahoria.
     - 12 pepinillos en vinagre.
     - 10 grs. de cebollino picado.
     - 1 lata de aceitunas verdes rellenas de pimiento rojo.
     - 9 tronquitos de mar.
     - 3 latas de atún al natural.
     - Aceite de oliva virgen extra.
     - Vinagre.
     - Sal.


      Preparación:



     Comenzamos por cocer la pasta, 14 minutos en agua hirviendo con sal, con 11 se nos queda al dente y con 18 muy suave, así que he optado por 14 minutos, tras los que la escurriremos y pasaremos por agua fría.

     Cocemos 4 huevos, 15 mins., retiramos y dejamos enfriar.

     Picamos la cebolla y la zanahoria a brunoise, los pepinillos a finas rodajas, muy muy pequeño el cebollino, a rodajas los tronquitos de mar y unificamos todo en una ensaladera.

     Mezclamos bien y agregamos el atún desmenuzado, las aceitunas y los huevos cocidos a dados.

     Regamos con un poco más de aceite, con vinagre y rectificamos de sal.

   

     ¡Listo!



     ¡Buen Provecho!


martes, 27 de junio de 2017

Tomates rellenos de langostinos con vinagreta de lima.




     Hoy vamos a preparar una receta totalmente veraniega... Fácil, rápida, fresca y nutritiva... ¿Que más podemos pedir?...

     Estos tomates rellenos no dejan de ser, a fin de cuentas, otra forma de comer una ensalada, pero de una forma divertida y saliendo un poco de la rutina.

     Los voy a preparar totalmente en frío, salvo los langostinos que iran cocidos, dándole un toque de pepinillo, que junto al sabor de la cebolla, el pimiento verde y el tomate, marida muy bien... Y estarán regados con una vinagreta muy, que muy, fresquita con aceite de oliva, cebollino y zumo de lima.

     Podemos prepararlos como entrantes o bien, como ha sido mi opción, como plato principal.

     Un almuerzo o cena refrescante, revitalizante, rico en agua, vitaminas, minerales y antioxidantes propios de las verduras  junto con las proteinas y acidos grasos omega3 que nos aportan los langostinos.

     Sin pensarlo mucho más...

     ¡Vamos a ello!



     Ingredientes (por persona):


     - 2 tomates medianos de ensalada.
     - 250 grs. de langotinos.
     - 1/4  de cebolla.
     - 1/4 de pimiento verde.
     - 6 pepinillos en vinagre.
     - 5 grs. de cebollino.
     - 1 lima.
     - Aceite de oliva virgen extra.
     - Sal.


     Preparación:


     Vamos a comenzar por cocer los langostinos, 3 minutos en agua hirviendo con sal. Reservamos. En cuanto estén pelín fríos pelamos y troceamos todos dejando 4 enteros para emplatar.

     Lavamos y vaciamos los tomates, efectuaremos un corte en la parte superior del mismo y con ayuda de cuchillo y cuchara vaciaremos. El vaciado no lo voy a usar para la receta, pero sí lo reservaré y usare mañana en un gazpacho.

     Picamos a muy fina brunoise la cebolla y el pimiento verde, el pepinillo a rodajas, y pasamos a un bol junto a los langostinos troceados.

     En un mortero pondremos el cebollino muy picado, machacaremos, y agregamos el zumo de una lima, sal y poco a poco aceite de oliva virgen extra mientras agitamos.

     Añadimos la vinagreta al bol dónde teníamos las verduras y los langostinos y mezclamos bien.

     Rellenamos los tomates y...


     ¡Listos para emplatar!


     ¡Buen Provecho!

    


    

    

miércoles, 21 de junio de 2017

Pechugas de pollo estilo oriental con bok choy.





     Hoy vamos a preparar una riquísima receta inspirada en nuestro Lejano Oriente, unas pechugas de pollo al "estilo oriental".

     Lo llamo estilo oriental pues voy a preparar una versión casera y personal de "Pollo al teriyaki" y para cualquier purista de la cocina japonesa sería una aberración que yo lo llamara como tal...

     No voy a usar ni Sake ni Mirim y sí salsa de soja y vinagre de arroz (chinos en este caso, mucho más fáciles de encontrar y a un precio bastante más asequibles para nuestro bolsillo), le voy a dar un toque de sésamo y de ajo y jengibre molidos.




    Voy a acompañarlo con bok choy salteado con ajo y jengibre, toda una delicia...

     El bok choy es una verdura perteneciente al género brassica, es decir, de la familia de col, coliflor, kale o brocoli, emparentado con la col china. En mi caso voy a usar retoños de bok choy, pues son más tiernos.



     Con sólo 13 kcls. por 100 grs. es rico en agua y vitaminas A,C,K y menos medida B6, además  de contener cantidades importantes de minerales como calcio, magnesio, hierro, fósforo y manganeso.

     Nos va a quedar un plato muy nutritivo y sobre todo muy muy digestivo...

     Y eso sí, ¡Espectacular!

     ¡Vamos a ello!



     Ingredientes (para 2 personas):


     - 2 pechugas de pollo, unos 600 grs.
     - 2 cogollos de bok choy.
     - 100 mlts. de salsa de soja.
     - 2 cucharadas de vinagre de arroz.
     - 1 cucharadita/tsp. de jengibre molido.
     - 2 cucharaditas/tsp. de ajo molido.
     - 2 cucharaditas/tsp. de sésamo.
     - 1 cucharada rasa/tlsp. de azúcar.
     - 125 ctls. de agua.
     - Harina de trigo.
     - Aceite de oliva virgen extra.


     Preparación:

      Vamos a comenzar por la salsa, dejándola lista para cocinarla. En un bol agregamos los 100 mlts. de salsa de soja, las 2 cucharadas de vinagre de arroz y la cucharada de azúcar, y agitamos, añadimos el agua removiendo hasta obtener una mezcla homogénea.

     Secamos muy bien el pollo y lo aderezamos con jengibre y ajo molidos, tras lo que lo pasaremos por harina.

     En una sartén pondremos aceite, lo justo, a calentar y doraremos el pollo por ambas caras y reservaremos.

     Retiramos el aceite y agregamos nuestra salsa, removiendo hasta que comience a hervir. En ese momento agregamos las pechugas y dejaremos la salsa reducir, unos 5 minutos.

     Preparamos el bok choy quitando las hojas exteriores y la base del cogollo. Lo trocearemos a laminas gruesas, y lo saltearemos, agregándole una cucharadita de ajo molido y sésamo. En 3 o 4 minutos estará listo.

     Ahora sólo nos queda emplatar...

     ¡Buen Provecho!



    
    
     
      
 

sábado, 10 de junio de 2017

Crema fría de zanahorias y puerros con pollo asado.




     Verano, que llega el verano.... Y todavía no estamos en él y ya las temperaturas no dan tregua...

     Nada mejor que una crema fría, y si encima es muy nutritiva, mejor.

     Hoy os traigo una crema fría de zanahoria y puerros aderezada con un reciclado de restos de pollo asado.

     Una cosa fácil, y rápida...


     ¡Vamos a ello!


     El resultado es... ¡Tremendo!


     Ingredientes (para 4 personas):


     - 1 kg. de zanahorias.
     - 1 kg. de puerros.
     - 1 cebolla.
     - 1 1/2 lts. de caldo de pollo.
     - 1 bote de nata fresca.
     - 150 grs. de tiras de pollo asado.
     - Cebollino.
     - Sal.

     Preparación:


     Limpiamos y troceamos, en trozos grandes, puerros, zanahorias y cebolla.

     En 1 litro y medio de caldo de pollo en ebullición los pondrémos a cocer, 15 minutos, 8 de olla rápida.

     Apartamos y pasamos por la batidora, corrigiendo la sal.

     Añadimos el bote de nata fresca y batimos hasta conseguir una crema homogénea.

     Desmenuzamos el pollo asado o bien lo compramos desmenuzado y envasado.

     Estamos listos para emplatar...

     ¡Listo!


     ¡Buen provecho!


    

sábado, 3 de junio de 2017

Ensalada de merluza y tronquitos de mar con mango y alioli de cebollino.





     Recetita fácil... Una ensaladita...

     Lo he planteado como plato único, fresco y veraniego.

     Una mezcla de sabores que en la cena hará que nos olvidemos de nuestro día.

     Ingredientes (para 4 personas):


     - 1 escarola.
     - 1/2 cebolla.
     - 250 grs. de filetes de merluza sin piel ni espinas.
     - 150 grs. de tronquitos de mar (surimi).
     - 100 grs. de mango deshidratado.
     - 1/2 diente de ajo.
     - 150 ctls. de aceite de oliva.
     - 10 grs. de cebollino.
     - 1 huevo.
     - 1 cucharada de vinagre.
     - Sal.


     Preparación:


     Vamos a comenzar por cocer el pescado. Agua hirviendo, sal y pondremos los filetes de merluza 3 minutos.

     Limpiamos y picamos la escarola a trozos muy pequeñitos, la cebolla a brunoise, los tronquitos de mar a rodajas finas, el mango deshidratado a trocitos pequeños y mezclamos bien en un bol.

     Haremos un alioli, usando medio diente de ajo, 10grs. de cebollino fresco, un huevo, 150 ctls. de aceite de oliva y una cucharada de vinagre.

     Ya es solo cuestión de emplatar.

     ¡Listo!


     ¡Buen Provecho!


martes, 30 de mayo de 2017

Salchichas de pueblo con salsa de queso azul y cebolla roja en vinagre




     Una cosita fácil y rápida...

     Para los amantes de los sabores intensos... Aquí os dejo esta receta...

     Más que la receta de un plato como tal, es la receta de la salsa, que podía haber preparado, al igual que decidí unas salchichas de pueblo, de magro de cerdo y especiadas, con las que maridan muy bien, con cualquier otro tipo de carne... Y si me aventuro, lo mismo con ciertas verduras quedaría genial.

     Desde que compré un bote de cebollas rojas/moradas según se mire y según diga el bote o el cartel de la frutería, jajajaja... Estaba erre que erre diciendo... Esto lo tengo que usar para cocinar y maridará genial con algo... Pues sí, marida genial con el queso... y con la carne.

     ¡Vamos a ello!


     Ingredientes (para 2 personas):


     - 10 salchichas frescas de pueblo.
     - 75 grs. de queso azul.
     - 4 cebollas rojas en vinagre.
     - 1/2 vaso de leche.
     - Aceite de oliva virgen extra.

     Preparación:


     Comenzamos por las salchichas,  las doramos a la plancha.

     En una sartén vamos a poner un chorreón de aceite de oliva virgen extra, la cebolla roja en vinagre cortada a juliana y la dejaremos dorar.

     Más que dorarse, por el vinagre que va expulsando se va a ir caramelizando.

     Añadimos el queso azul troceado, y dejamos fundir.

     Agregamos medio vaso de leche, removemos yd ejamos reducir hasta que la salsa sea espesa, hasta que adquiera la textura del queso derretido.

     ¡Listo!


     Nuestra salsa de queso azul y cebollas rojas en vinagre ha quedado perfecta tanto de textura como de sabor, ya os dije... Intenso...

     ¡Buen Provecho!





miércoles, 24 de mayo de 2017

Crema de Brócoli con Gorgonzola Dolce.




     Hoy os traigo una riquísima crema de brócoli con queso Gorgonzola; una crema ligera, sana y veraniega, para quién cómo es mi caso, nos guste tomarla templada, casi fría... Y sobre todo, especialmente adecuada a todos y todas las amantes de los sabores intensos.

     Podemos prepararla durante todo el año, puesto que lo ideal es tomarla caliente dado que al llevar queso, con el calor la textura se hace más homogénea.

     Es la adaptación de una receta tan británica como la "crema de brócoli con queso Stilton", y que normalmente suelo preparar con distintas variedades de queso azul, al igual que el Stilton, aunque su sabor sea ligéramente diferente en función de que usemos un Azul Danés, un Bleu d'Auvergne, Roquefort o como es este caso un Gorgonzola dolce.

     Como soy un amante de este tipo de quesos, la prepare con cualquiera de ellos, para mí el resultado siempre va a ser exquisito, pero para quienes no seáis tan aficionados al sabor de los quesos con moho, os recomiendo que al batir la crema vayáis agregando queso poco a poco, probando, hasta llegar al sabor perfecto para vosotr@s.

     ¡Vamos a ello!


     Ingredientes (para 4 personas):


     - 1 kg. de brócoli.
     - 1 patata grande (500 grs.).
     - 1/2 cebolla.
     - 100 grs. de queso Gorgonzola dolce.
     - Sal y Pimienta negra molida.
    

     Preparación:


     No hay receta más fácil que esta....

     A ninguno de vosotr@s os voy a enseñar cómo hacer una crema de brócoli...Pero sí os diré como la preparo yo.

     Vamos a cocer 1 kilo de brócoli ya limpio, una patata grande troceada y media cebolla.

     Retiramos agua de cocción y pasamos por la batidora, añadiéndo agua de cocción si fuese necesario.

     Una vez pasado, salpimentamos, agregamos 100 grs. de queso Gorgonzola y batimos.

     ¡Listo!


     Nuestra crema ha quedado perfecta.

     Para emplatar vamos a hacer de forma fácil y rápida un crujiente de jamón serrrano al microondas, poniendo papel de cocina en un plato, las lonchas de jamón y de nuevo papel de cocina para cubrirlo, apretándolo. 1 minuto en el microo.


     Ala! A comer...!


     ¡Buen Provecho!


sábado, 20 de mayo de 2017

Hélices de lentejas rojas con pollo, brocoli y vinagreta de albahaca.



     ¿Quién dijo que comer legumbres era aburrido?

     Hoy prepararemos una ensalada de lentejas, sí, pero de una forma totalmente distinta a lo habitual...

     ¿A que parece una ensalada de pasta?

     Es un plato veraniego, ligero, sano, con un alto nivel nutricional y sobre todo muy divertido.

     Vamos a usar unas helices de lentejas rojas, hechas 100% con harina de lentejas rojas. Tienen una cocción más rápida que la pasta y mantienen la mayor parte de las propiedades de las lentejas, además de no contener gluten.

     Son ricas en fibra y bajas en grasa. Tienen un alto contenido en proteínas e hidratos de carbono de origen vegetal a la vez que nos aportan hierro, fósforo, magnesio, manganeso y vitaminas B6 y D en mayor grado.

     Y saben a... Lentejas!

     Para este plato vamos a reciclar... Voy a usar un trozo de pollo asado que tengo en el frigo y el aceite de oliva virgen extra de unas aceitunas kalamon, y si encima ya tenéis unos trozos de brocoli cocido... Más que mejor.

     ¡Vamos a ello!




     Ingredientes ( para 4 personas):


     - 250 grs. de helices de lentejas rojas.
     - 150 grs. de tiras de pollo asado.
     - 250 grs. de floretas de brocoli.
     - 1 diente de ajo.
     - 1 manojo de albahaca fresca.
     - 1 chda./tbsp. de vinagre de vino blanco.
     - 4 chdas./tbsp. de aceite de oliva virgen extra.
     - 50/100 grs. de queso Granna Padano recién rallado o parmesano.
     - 12 aceitunas Kalamon.
     - Sal.


     Preparación:


     Una cosa fácil y rápida.

     Comenzamos por cocer la "pasta", en agua hirviendo con sal, 5 minutos.

     Desmenuzamos la pechuga de pollo o la compramos ya asada, desmenuzada y envasada.

     Cortamos las floretas de brocoli ya cocidas, 5 minutos, o bien compramos un paquete de floretas de brocoli apto a microondas y las ponemos 5 minutos.

     En un mortero pondremos un diente de ajo, sal y un buen manojo de albahaca, machacamos bien hasta que sea una pasta homogenea, añadimos una cucharada de vinagre, mezclamos, 4 o 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra de aceitunas kalamon y emulsionamos.

     Unificamos.

     ¡Y listo!


     Para emplatar vamos a usar queso Granna Padano rallado y unas aceitunas Kalamon.

     ¡Buen Provecho!


    

viernes, 12 de mayo de 2017

Alcachofas con salsa de almendras.




     Hoy os traigo otra riquísima receta de temporada primavera-verano, y es más, de temporada, puesto que las alcachofas ahora están muy que muy baratas.

     Una receta ligera y sana, a la que si quereis podéis incluso suprimir el pan y hacerla más ligera, pero el resultado obviamente ya no será el mismo.

     Yo a la alcachofa la llamo "carne verde" puesto que es rico an proteinas vegetales, y si además en la receta añadimos almendras aún más, a la vez que es muy saciante.

     ¿Que propiedades no conocemos ya de la alcachofa?

     Es antioxidante, diuretica, rica en fibra, aporta proteinas vegetales a la vez que tiene un valor calórico y de hidratos de carbono bajísimo. Rica en potasio, sodio, magnesio, hierro y vitaminas C y provitamina A. Ayuda a la digestión y al buen funcionamiento de nuestro sistema digestivo, y sobre todo es depurativa de nuestro higado.
 
       Esto no quiere decir que la alcachofa sea la panacéa, pero sí, que sus beneficios son muy buenos a nuestro organismo.

     ¡Vamos a ello!



     Ingredientes (para 4 personas):


     - 2 kgs. de alcachofas.
     - 100 grs. de almendras.
     - 3 rebanadas de pan.
     - 5 dientes de ajo.
     - 2 hojas de laurel.
     - 100 clts. de vino blanco (medio vaso).
     - 500 clts. de caldo de pollo (2 vasos).
     - 1 pizca de pimienta negra molida.
     - Aceite de oliva virgen extra.
     - Sal.


     Preparación:


     Vamos a comenzar por limpiar y preparar las alcachofas, y las dejaremos en un bol con agua y limón para que no se oxiden.

     2 kilos de alcachofas parece mucho para 4 personas, pero la alcachofa es un verdura que tras limpiarla y prepararla pierde casi la mitad de su peso. Si no fuese porque estamos en plena época de comprarla barata, habría optado por comprarlas congeladas, que según que marca, al final nos sale por el mismo precio y están más que ricas.

     Vamonos a la sartén... Pondremos aceite de oliva virgen extra generoso y calentamos.

     Añadimos los dientes de ajo, las almendras, las rebanadas de pan y el laurel y freimos, moviéndolo. Vamos apartando según se vaya dorando y retiramos el laurel.

     En ese mismo aceite vamos a dorar un poco las alcachofas crudas, cortadas a mitades, agregamos medio vaso de vino blanco y dejaremos evaporar, tras lo que le pondremos medio litro de caldo de pollo y dejaremos cocer a fuego medio unos 15 minutos.

     Para la salsa podremos usar el mortero como receta de toda la vida que es... o podremos usar la batidora para obtener una textura mas fina, eso ya va en gustos. Por una cuestión de tiempo he optado por la versión batidora poniendo ajos fritos, almendras y pan en el vaso de la batidora, con un toque de pimienta negra molida, y batir poco a poco según agrego el caldo de cocer las alcachofas hasta obtener una textura cremosa.

     Como el caldo está caliente, con lo cual la salsa, casi no sería necesario calentar el plato.

     ¡Listo!


     Para emplatar voy a usar cebollino y unas aceitunas negras de Aragon con hueso.

     ¡Buen Provecho!



    

domingo, 7 de mayo de 2017

Bonito a la plancha con alioli de ajo negro





     Inauguramos el mes de Mayo, después de unas merecidísimas vacaciones, y como quién hace cambio de armario a verano, haciendo cambio a dieta de verano.

     Una receta facilísima, puesto que todos los ingredientes van a la plancha, siendo el leit motiv de la misma el "alioli de ajo negro".

     Podía haber preparado esto, cómo cualquier otra cosa, pero me apetecía dar ese toque a unas buenas rodajas de pescado azul a la plancha como el bonito y a unas verduras ya de por sí con un sabor intenso como los esparragos verdes.

     El ajo negro no es una variedad de ajo, es ajo sometido a un proceso de maduración, por el cual, a través de lo que se conoce como la reacción de Maillarc, que consite en una serie procesos químicos que se producen en un alimento sometido a condiciones muy concretas de humedad y temperatura durante un tiempo prolongado y que generán por la reacción de ciertos aminoacidos una coloración desde ocre a marrón, llega a adquirir esa coloración negra.

     Muy popular en la cocina coreana, y aunque algo menos, tambíen en la japonesa, su uso se comenzó a extender y popularizar a finales de la decada del 2000 en Estados Unidos y Reino Unido, desde donde a día de hoy se ha extendido al resto de Europa.

     Posée las mismas propiedades que el ajo común, aunque alguna de ellas en mayor grado, como es su cualidad como antioxidante. Rico en aminoacidos esenciales para nuestro organismo, microbiano, también denominado antibiótico, es una gran aportación a nuestro sistema inmunitario. Es energizante, ayuda a la circulación sanguinea y a nuestra actividad cardiovascular... Entre otras muchas propiedades...



     Su sabor es... Distinto.

     Cada uno define un sabor como lo siente... En la cocina asiatica se dice que su sabor es umami...

     En mi cocina de Madrid con esencia andaluza su sabor es infinitamente más suave que el del ajo, más seco, dicen que sabe a regaliz... No, no sabe a regaliz, es un sabor muy peculiar, algo así como dar un toque de ajo, un regusto acido de un vinagre balsámico, el toque seco como si tomaras café molido en un fondo de salsa de soja.

     Vamos que tenéis que probarlo y decirme cual es vuestro sabor, jejeje.

     Al final será umami...jajajajaja


     Ingredientes para 4 personas:


     - 1 kilo de bonito fresco a rodajas.
     - 1 manojo de esparragos verdes.
     - 4 dientes de ajo negro.
     - 1 huevo.
     - 1 cucharadita de zumo de limón.
     - 1 cucharada de vinagre.
     - 150 mls de aceite de oliva virgen extra.
     - 100 mls de aceite de girasol.
     - Sal.

     Preparación:

     Dar una receta de alioli es como dar una receta de gazpacho o de crema de verduras, cada cual la hace a su manera y a su gusto, pero aún así os dejo la mía.

     En el vaso de la batidora vamos a agregar un huevo, sólo la yema, la cual, o el huevo en si, lo habremos dejado al menos media hora a temperatura ambiente.

      Añadimos sal, 4 dientes de ajos negros, una cucharada de vinagre y una cucharadita de zumo de limón.

     Regamos con 150 mls de aceite de oliva virgen extra y 100 mls de girasol, para evitar que nos quede con un sabor excesivamente intenso producido por el aceite de oliva.

     Llevamos la batidora hasta el fondo del vaso, cubriendo todos los ajos, y comenzamos a batir al mínimo, sin moverla del fondo. En el momento en el que la salsa vaya emulsionando, cogiendo cuerpo y saliendo a la superficie, podremos ir subiendo la batidora y con movimientos circulares conseguir su total integración. Corregimos de sal si fuese necesario.

     Ya tenemos nuestro alioli de ajo negro listo!

     Ponemos la plancha a calentar y cocinamos hasta dorar los esparragos verdes y las rodajas de bonito.

     Para emplatar vamos a usar un toque de cebollino y unas aceitunas negras.

     ¡Listo!


     ¡Buen Provecho!

    

     




viernes, 14 de abril de 2017

Guiso de sepia con patatas y verduras



     Vamos acabando las fechas de vigilia, y al igual que ya preparamos un plato con bacalao, hoy toca con sepia, al menos en mi tierra son los reyes de la cocina de la Cuaresma.

     El buen tiempo ya esta aquí, y yo sigo añorando mi tierra...Pero todavía estamos en fechas de seguir preparando guisos ligeros.

     Vamos a preparar un "Guiso de Jibia", de mi tierra...

     Un guiso de sepia...para el resto de los mortales... Je,je,je.

     Ingredientes (para 4 personas):


     - 800 grs. de sepia limpia y troceada.
     - 800 grs. de patatas.
     - 1 cebolla grande.
     - 1 pimiento verde.
     - 7 dientes de ajo.
     - 3 tomates de pera.
     - 200 grs. de judias verdes troceadas.
     - 1 taza de guisantes.
     - 1 litro de fumet de pescado y marisco.
     - 1 cucharada de comino molido.
     - 1 cucharadita de pimienta negra molida.
     - 3 hojas de laurel.
     - 2 sobres de azafran molido.
     - 1/2 vaso de vino blanco.
     - Aceite de Oliva Virgen Extra.
     - Sal.


     Preparación:


     En líneas básicas:

     - Sofrito.
     - Doramos la sepia.
     - Unificamos.
     - Añadimos un fumet.
     - Cocción.
     - Agregamos  las verduras.
     - Cocción.

     ¡ Vamos a ello!


     Pelamos y picamos a laminas los ajos y a brunoise la cebolla y el pimiento verde, agregamos aceite en una sartén o cazuela y doramos.

     Agregamos los tomates de pera troceados, el laurel y dejamos cocinar unos 10 minutos a fuego medio, tras lo que añadiremos medio vaso de vino blanco, desglasamos y dejamos evaporar el alcohol.

     Retiramos el laurel y pasamos todo el sofrito por la batidora.

     Volvemos a poner aceite en la cazuela o usamos otra.

     Doramos la sepia.

     Incorporamos el sofrito, 1 cucharada de comino molido, 1 cucharadita de pimienta negra molida y 2 sobrecitos de azafrán molido.

     1 Litro de fumet que tenía congelado, hecho con una cabeza y trozos de espinas de merluza y cabezas y cascaras de gambas.

     20 minutos de cocción/ 10 min. en olla rápida.

     Añadiremos unas patatas chascadas, una taza de guisantes y las judías verdes y dejaremos cocer unos 10/15 minutos más.

     Rectificamos de sal y...

    ¡Listo!


    ¡Buen Provecho!

     .

miércoles, 5 de abril de 2017

Tallarines de calabacín con pesto casero y langostinos




     Hoy os traigo algo espectacular y a la vez facílisimo de hacer.

     Unos tallarines vegetales, de calabacín, con una salsa de pesto casera y un toque de langostinos, que realmente no sería necesario, pero que le va a dar vida a nuestro plato.

     Un receta de primavera, ¿de Cuaresma?, pues sí, podría ser, aunque no era la intención...

     Los tallarines de calabacín los he comprado ya cortados y en envase apto para microondas y los langostinos ya cocidos... Con esto ahorraremos tiempo.

     Un plato ligero y completo... Pero sobre todo, si tienes a gente que venga a comer a casa, espectacular...

     Ingredientes (para 2 personas):


     - 350 grs. de tallarines de calabacín.
     - 20 grs. de albahaca fresca.
     - 2 dientes de ajo.
     - 50 grs. de piñones.
     - 100 grs. de queso granna padano
     - 200 grs. de langostinos (14 langostinos).
     - Aceite de Oliva Virgen Extra.
     - Sal.


     Preparación:


     Vamos a comenzar por cocer los langostinos, en agua hirviendo con sal, 2 o 3 minutos, reservamos y dejamos enfriar. En mi caso los compré cocidos, con lo cual ahorro tiempo.

     Pasamos al Pesto...



     Usaremos un mortero en el que pondremos 2 dientes de ajos pelados a trozos, sal y 20 grs. de albahaca, pero solamente las hojas, omitiremos todos los trozos de tallos, y machacamos lentamente hasta obtener una pasta homogénea.

     Añadimos 50 grs. de piñones y seguiremos machacando hasta que la mezcla nos pida un buen chorreón de aceite de oliva, y mezclaremos bien.

     Cortamos a finas laminas 100 grs. de queso Granna Padano o Parmesano, que sería lo clásico, pero hoy no lo encontré, y ayudándonos de nuestras manos desmigaremos las laminas de queso en el mortero, con lo que tras mezclar bien, nuestra salsa de Pesto queda lista.

     Pasamos a pelar los langostinos y reservar 4 para emplatar.

     Los tallarines de calabacín los he comprado ya cortados y en envase apto para microondas, con lo que en 2 minutos, los tendré al dente.

     ¡Listo!

 

     ¡Buen Provecho!


jueves, 23 de marzo de 2017

Bacalao con garbanzos



     Llega la Primavera y los días siguen frescos todavía, estamos en Cuaresma.

     Y aunque un servidor no es fiel a ninguna religión, si es fiel a las tradiciones.

     Así que hoy os traigo un riquísimo Potaje de Cuaresma, un bacalao con garbanzos.

     En los tiempos en los que la religión condicionaba la vida de la población, la Cuaresma significaba la privación de todo lujo, como forma de penitencia personal, que en lo culinario se veía reflejado en la prohibición de comer carne o cualquier derivado.

     Analizándolo no deja de ser un gran incentivo, puesto que hizo que la imaginación culinaria colectiva buscase formas de paliar esa falta de alimentos básicos, que ya no era la carne como tal, puesto que la mayoría de la población, salvo momentos concretos, no tenía acceso a ella... Era cocinar sin tocino, sin huesos, sin pellejo, sin corteza...

     Había que tirar de pescado, si había, y donde lo había...

     Había que tirar de salazón y de legumbres.

     De ese imaginario colectivo surgen recetas como esta...



     Ingredientes (para 4 personas):


     - 500 grs. de bacalao al punto de sal.
     - 450 grs. de garbanzos (en mi caso congelados).
     - 2 cebollas grandes.
     - 1 cabeza y 3 dientes de ajo.
     - 2 patatas grandes.
     - 1/2 lata de tomate triturado.
     - 3 hojas de laurel.
     - 1 cucharada de pimentón ahumado de La Vera.
     - 1 cucharadita de pimentón ahumado picante.
     - 13 granos de pimienta negra.
     - Aceite de oliva virgen extra y sal.


     Preparación:


     Vamos a comenzar por coger una olla, regarla con aceite de oliva y pondremos las 2 cebollas a trozos grandes y la cabeza de ajo desgranada, con piel. Dejamos dorar unos 3 o 4 minutos, moviéndolo.

     Agregamos las 2 patatas cortadas a trozos, rehogándola, ponemos media lata de tomate triturado, 3 hojas de laurel, 1 cucharada de pimentón dulce y una cucharadita de pimentón picante, salamos y mezclamos bien.

     Cubrimos de agua y dejamos cocer unos 15 minutos a fuego vivo.

     Mientras vamos a preparar lo que va a ser la esencia del potaje... El majao...




     En un mortero pondremos tres dientes de ajo pelados y troceados, sal y 13 granos de pimienta negra. Poco a poco y con calma machacamos hasta obtener una pasta.

     Volvemos a la olla... Añadimos los garbanzos, ya os comenté que los uso congelados, y dejamos que vuelva a hervir.

     Y ahora sí, démosle la gracia al potaje...  Añadimos los trozos de bacalao, el majao y lo dejamos cocer 10 minutos más.

     ¡Listo!


     Un plato completo y a la vez un potaje ligero para la primavera.

     ¡Buen Provecho!